Terrores nocturnos


La noche no era para Valentina el deseado momento de descanso que suele ser para todos, sino una difícil prueba a superar. Sus miedos infantiles eran tantos y estaban tan bien alimentados por su florida imaginación, que más bien era un suplicio tener que irse a la cama cada noche a las nueve y media en punto. Ella había tratado de negociar con su madre para poder quedarse sobre el sofá del salón mientras “los adultos” estuviesen allí viendo la tele. Prometió que apretaría muy bien los ojos para que no le molestase la luz y que no prestaría atención al sonido de los programas. No funcionó. Tampoco que tratara de convencer a su hermana mayor, Lucía, para que la dejara mudarse a su dormitorio y volver a compartirlo, como cuando vivían en “la casa chica” y paredes forradas de dibujos animados y hadas rosas las acogían a ambas . Por supuesto su hermana no quiso ni oír hablar del tema. Ella tenía ahora diez años, era “mayor” y no quería renunciar a su recién conquistada independencia. Lo que le faltaba, espías que pudieran alertar a su madre de que se saltaba los horarios de teléfono móvil. 

Valentina continuó durmiendo sola cada noche, y temiendo, y arropándose en exceso para protegerse hasta que los amaneceres y la luz la recibían empapada en sudor. El psicólogo había dicho que no le sucedía nada malo, que era una etapa y que seguramente se le pasaría con el tiempo, cuando encontrase nuevos intereses y su imaginación desbordante dejara de estar enfocada obsesivamente en la oscuridad. También dijo que era una forma de llamar la atención como protesta por haberse mudado y que así es como canalizaba la angustia por el desarraigo que había experimentado. ¡Menudo profesional de pacotilla! Valentina le deseó aquel día, el del diagnóstico, que Ella también le visitara alguna noche. Así dejaría de hablar de lo que no conocía y no diría más sandeces. Claro que como llevaba una alianza en su dedo estaría casado y dormiría siempre acompañado. No, seguro que Ella no le visitaba. Solo en una cosa tenía razón: todo comenzó en la casa nueva, cuando sus padres le hicieron “el regalo” de un dormitorio para ella sola.

**********

Isabela no era como Valentina. No era dulce, ni risueña, ni tenía buen corazón. Era una niña huraña y permanentemente enfadada, aunque no supiera exactamente con quién. Al fin y al cabo no dejaba de ser una criatura que, como todas, necesita guía, mimos y comprensión. Seguramente todo sería más fácil para ella si estuviera viva… 

**********

Valentina está radiante. Es joven, hermosa, estrena vestido y ha puesto todo cuidado en arreglarse para el evento. Además hoy es muy feliz, y eso siempre favorece. Se da un último toque de color en los labios y se contempla con aprobación frente al espejo. La sombra translúcida que le hace eco a su imagen también parece conforme. ¿Cómo no estar satisfechas? Todo marcha muy bien.

Dentro de una hora la joven acudirá al programa de televisión que la ha invitado para hablar de su nuevo libro de relatos de terror. Se perfila todo un éxito, como los anteriores, y es que no hay nada como escribir sobre lo que se conoce de primera mano. Sonríe recordando al psicólogo infantil que la trató de pequeña: “a Valentina no le pasa nada, solo tiene que canalizar mejor su imaginación”. Para ella seguía siendo un nefasto profesional por no haber indagado un poco más, por no haberse tomado interés, por no haber averiguado lo que pasaba en realidad, pero en eso tenía razón: había que “canalizar” mejor. No solo su imaginación, que también, sino sobre todo su terror. 

Luego, por la tarde, iría al consultorio de Melinda. Era una mujer excéntrica, de edad indefinida y muy difícil de descifrar a pesar de los muchos años que se conocían, pero tampoco podía ser de otro modo teniendo en cuenta que  tenía la facultad de comunicarse con los muertos, incluso con aquellos que habían disfrutado apenas unos minutos de la vida. Sabía que saldría de allí oliendo a incienso, con las pupilas dilatas por la falta de luz y con la cuenta corriente algo más mermada, pero merecía la pena. Si no fuera por ella a saber qué habría sido de su vida; le debía tanto... 

Valentina se tomaría hasta la última gota del brebaje amargo y horrible que siempre le ofrecía la médium y que, según ella, era imprescindible para alcanzar el trance. Después podría charlar con su hermana gemela y rendirle cuentas de cómo había ido todo, hablarle de las buenas críticas que estaban recibiendo por su nuevo trabajo. Por lo general alimentar el ego de Isabela era una garantía de tregua nocturna para ella. Era todo tan desagradable cuando no estaba de buen humor…

Julia C. Cambil



Comentarios

  1. Bravo Julia, me has tenido leyendo con un interés y en suspenso, no imaginaba que ese seria el final, caray si que usas bien la imaginación querida. Pasaron algunas ideas por mi mente mientras leía pero nunca una gemela que no pudo ser.

    Que siga brillando tu nuevo blog en la oscura claridad de tus relatos.

    Muy bueno, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonitas y poéticas palabras me dedicas, Harolina. ¡Muchas gracias! Me alegro de que el relato te haya entretenido mientras lo leías y te haya sorprendido al final. Creo que como narradora he cumplido mi misión :))

      Siempre es un placer tenerte por aquí, me siento muy honrada. ¡Un abrazo grande de miércoles, querida!

      Eliminar
  2. ¡Hola preciosa!
    Muy bien llevado desde el principio el suspense que hace entrever que algo de otro plano anda suelto. Además has dotado al relato de realismo puesto que esos "miedos" que muchos niño/as tienen no suelen ser comprendidos ni por progenitores y en este parece que ni por el psicólogo. La soledad da para mucho y es algo que ocurre en la realidad y lo has dejado bien reflejado, Julia. Te felicito por ello.

    Otra cosa que veo claramente al ser algo que cae por propio peso y también le diste luz; "es que no hay nada como escribir sobre lo que se conoce de primera mano" Así lo creo. El final inesperado y sorprendente, auténticamente bueno en lo que entendí; Isabela era su ego.
    Genial, querida amiga.

    ¡Un abrazo de los grandes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras, querida Mila, ¡me alegro mucho que te haya gustado!

      La interpretación que tú haces acerca de que Isabela era su ego, es interesante y podría haber sido sin duda una opción. En este caso me quedé en un plano menos "intelectual" y la doté de una personalidad más cercana: Isabela era la hermana gemela de Valentina que murió al poco de nacer. Por eso necesitan a una médium para comunicarse, para lograr traspasar el plano que separa la vida de la muerte.

      La mente de los niños es apasionante y mucho más difícil de descifrar que la de los adultos, porque ellos tienen menos recursos para explicar lo que les sucede y lo que sienten. En este caso la señal de que algo pasa con Valentina son esos terrores nocturnos que, como muy bien dices, pocas veces son correctamente descifrados por los padres. Un tema apasionante, sin duda :))

      Un placer enorme tenerte aquí, Mila, y mucho te agradezco el tiempo que me has dedicado. Un besito enooorme y ojalá pases un día post-cumple genial.

      Eliminar
  3. Una vez más se cumple la máxima que dice que si no puedes con tu enemigo, únete a él (en este caso a ella). El terror nocturno incomprendido de Valentina acabó, afortunadamente, en son de paz y proporcionándole pingües beneficios. No hay mal que por bien no venga.
    Un abrazo terrorífico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todas las historias de terror acaban con muertos, mucha sangre y vidas destrozadas, ¡estoy innovando! jajajajaja. De todas formas parece que Isabela sigue teniendo "malas pulgas" con su hermana. Espero que encuentre la forma de que descanse definitivamente y la deje en paz...

      Gracias por leer, Josep. ¡Un abrazo y felices vacaciones!

      Eliminar
  4. Hola Julia, es un tema, el de los terrores nocturnos muy sugerente y que en cierta medida creo que la mayoría hemos pasado en alguna etapa de nuestra niñez. Miedo a la oscuridad, al silencio, a algún ruido.....bueno yo ahora el miedo que tengo es a que no me entre sueño, ja,ja,ja, pero veo en mi niña pequeña ese miedo a la oscuridad que se resuelve con un pelotón de peluches :-). Me has sorprendido con la parte final, lo que completa un trabajo muy bien estructurado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que ese miedo a no poder dormir, basado en la experiencia, lo comparto contigo, Miguel :))
      Lo que son las cosas, que yo recuerde de niña nunca me dió miedo la oscuridad, sin embargo ahora no me hace ninguna gracia. Yo creí que esas cosas se superaban con la edad, pero está visto que también se puede ir hacia atrás. Probaré con los peluches, como tu hija, por si acaso :)

      Me alegro de haber podido sorprenderte. Los finales previsibles en un relato de este tipo son una gran decepción.

      ¡Un abrazo grande y muchas gracias por venir!

      Eliminar
  5. Excelente relato, amiga Julia, en el que enseguida se adivina tu personal toque, tu cuidado estilo. Lo he disfrutado de principio a fin, según leía e iba tratando de imaginar con qué nos sorprenderías esta vez, y me ha encantado el detalle de la hermana gemela porque, analizándolo bien, en el contexto de la historia que narras encaja de maravilla...
    Te deseo mucha suerte en el "Tintero", aunque opino que no deberías necesitarla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con qué buenos ojos me lees, Patxi, y cuánto dice eso de ti :)) Con suerte o sin ella el Tintero se me resiste y ya he perdido prácticamente la esperanza de obtener ninguno, ¡pero me sigue encantando participar con vosotros!

      Me alegro infinito de que te haya gustado el relato. Confieso que lo de la hermana gemela se me ocurrió sobre la marcha, como tantas veces ocurre.

      Muchas gracias por tus buenos deseos para el concurso, son mutuos. ¡Un abrazo también para ti!

      Eliminar
  6. ¡Qué buen relato Julia! Completamente de acuerdo con Patxi en que se adivina tu sello. Muy bien llevado el suspense y muy bien resuelto. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes lo bien que me sientan tus palabras, Marta. Escribir de manera reconocible es un gran piropo, ¡muchas gracias! Y me alegro de que el relato te haya gustado.

      Un beso, nos vemos en el Tintero :)

      Eliminar
  7. Excelente relato del terror que tiene un final sorprendente al descubrir a la hermana gemela de Valentina. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mamen, ¡muy amable! Estuve barajando varios finales y este es el que eligieron las musas. Me alegro de que te guste.

      Un abrazo también para ti, ¡nos vemos en el Tintero!

      Eliminar
  8. Y ahora resulta que, por el momento, también somos "tocayos" de plantilla jaja Yo ocupo la misma porque es minimalista, limpia y te enfoca directamente en la lectura, sin distracciones. Eso sí, hay que darse el tiempo para conocerla, porque a tu blog le faltan un par de cosillas. Pero es fácil. Ya las revisaste todas? Otra que me gusta de las plantillas nuevas es Emporio http://tastytreats-blog.blogspot.cl

    En fin, vamos a lo importante. Me dejó con una sensación de inquietud esa Isabela. Presiento que no va a dejar tranquila a su hermana ni, mucho menos, ella misma no va a encontrar la manera de descansar en paz tampoco.

    Te dejo un abrazo, tocaya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, pues no me había fijado en que usáramos la misma plantilla, pero tampoco me parece mal. Hay muchas formas de personalizar :) Comparto tu opinión, este formato es muy "limpio" y claro, como a mí me gustan, sencillo y sin elementos que distraigan y recarguen. Creo que miré uno a uno todos los apartados, pero me fijaré en tu blog para saber qué cosillas se me han pasado. Las pestañas no tuve forma de ponerlas, a pesar de que sé hacerlo, porque quedaban muy raras y fuera de lugar. Al final opté por clasificar los textos valiéndome de las etiquetas. En fin, como tú dices hay que cogerle el manejo y yo soy torpecilla :P

      También comparto tu opinión respecto al texto, Isabela no está por descansar tranquila en su plano incorpóreo. Mucho me temo que le gusta demasiado la vida como para renunciar. Mal asunto para Valentina...

      Gracias por venir, ¡un abrazo también para ti!

      Eliminar
  9. Me ha paracido un relato fantástico, por supuestísimo muy bien escrito y con un toque final que no esperaba. ¡Enhorabuena!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana, muy generosa en tu valoración. Me alegro de que el final consiguiera sorprenderte :)

      ¡Un abrazo grande, nos vemos en el Tintero!

      Eliminar
  10. Pues sí, creo que Valentina ha encontrado la mejor manera de "canalizar" esos terrores nocturnos tan reales... pobre niña-mujer, porque lo suyo sí que es un caso digno de estudio, pero por un profesional con todas las letras, no por uno de "pacotilla", por supuesto ;) Julia, tendré que buscar a esa autora, ¡porque seguro que sus novelas de terror son de los más real! Bromas aparte, me ha gustado ese toque tan tuyo de normalizar una situación de lo más espeluznante. ¡Enhorabuena y un besazo, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me lo había planteado así, Eva, pero tienes razón: he convertido en algo normal, casi cotidiano, un hecho raro, raro, raro jajajaja.
      Yo que tú no leería nada de esa autora, no sea que su "colaboradora" quiera conocer tus impresiones sobre la obra de primera mano y se decida a visitarte :P

      Muchas gracias por una valoración tan positiva, guapa, ¡siempre animando!

      Un beso y feliz viernes.

      Eliminar
  11. Muy bueno, Julia. Muy bien dosificada la información y muy bien manejada la intriga. Me ha encantado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Rosa, me alegro de que te lo parezca. Por cierto que ya hace algún tiempo que tú no escribes un relato... :)

      ¡Un beso!

      Eliminar
  12. Primero, me alegro de poder comentar directamente sin tener que ir a Google +. Para mí era una lata porque tenía que tenía que emplear varios pasos (después de leerte, tenía que ir a Google + y buscar tu nombre para comentarte y a veces no me salía a la primera y luego buscar la publicación que no siempre se hallaba al principio). Bueno , me lío. Estupendo relato de misterio y fantasmas. Porque la hermana lo sería, ¿verdad? A veces me cuestan los finales impactantes pero en este caso, se presenta bien. Muy bueno. Un beso, Julia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento haberte dado tanto trabajo hasta ahora, Ángeles, y por eso mismo más valoro todas las veces que te acercaste a comentar. Si ahora, con el nuevo formato, te resulta más cómodo, me alegro mucho :))

      Sí, si, Isabela es un fantasma. Murió al muy poco de nacer y parece que se resiste a separarse de su hermana. Ahora, entre las dos, escriben relatos de terror, aunque la peor parte se la lleva Valentina, claro.

      Muchas gracias por venir, me ha hecho mucha ilusión. ¡Un beso grande también para ti!

      Eliminar
  13. Un relato con esencia, Julia. Podría interpretarse como un reto a superar el miedo a algún trauma, pero nos sorprendes con el final que le das a la historia.
    Suerte en el concurso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen. También habría sido válida esa interpretación que mencionas, pero al final las musas se decantaron por darle a Valentina una hermana poco convencional.

      Mucha suerte también para ti, ¡nos vemos en el Tintero!

      Un saludo.

      Eliminar
  14. muy bueno una abrazo de terror y ...suerte en el concurso
    Ana María Caillet Bois

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana María. ¡Lo mismo te deseo! Aún tengo que leer varios relatos, entre ellos el tuyo, pero lo haré en breve :)

      Un abrazo y mucha suerte también para ti.

      Eliminar
  15. Muy bueno Julia,... como siempre gestionando el suspense hasta el final,... tanto el terror de la propia protagonista como la tensión y la intriga de tus lectores. Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Norte, me alegro de que te haya gustado. Temia que me viérais las intenciones antes de llegar al final y me gusta saber que no.

      ¡Un abrazo y buen finde también para ti!

      Eliminar
  16. Genial!!! Me encanta como tu protagonista gestiona el miedo. Hay veces que para superarlo solo se necesita para a pensar y buscar otro punto de vista. Sin duda, aquí todos han salido ganando... hasta nosotros!!

    Me encantó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena observación, David. No hay nada peor que dejarse llevar por lo irracional del miedo a algo que desconocemos en lugar de tratar de entenderlo. Es así precisamente como aumenta su poder sobre nosotros.

      Me alegro mucho de que te haya gustado, ¡muchas gracias!

      Un abrazo también para ti. Nos vemos en el Tintero :))

      Eliminar
  17. ¡Hola Julia!
    Como siempre, tengo que decir que me ha encantado y que me tienes "cogidita" desde la primera línea a la última.
    Creo que de tu relato de hoy se puede extraer una buena enseñanza, que es canalizar lo negativo para convertirlo en algo grato, positivo o, al menos, lucrativo. El caso es que las cosas malas y a las que tememos, es mejor sacarlas al exterior. Siempre he pensado que las cosas negativas en el interior de una persona se agrian y terminan haciendo mella.
    Por otra parte, me ha encantado esa "pequeña crítica" a los malos profesionales, sobre todo cuando se trata de psicólogos -o psiquiatras, maestros, ... o cualquier otro tipo de profesión que requiere estar en contacto con la formación o canalización de la mente humana-. Cuando ellos no realizan bien su trabajo, que es en la mayoría de las ocasiones en mi opinión, la persona puede terminar hundida, sobre todo, porque se acude a ellos con la esperanza de solventar unas carencias o resolver un problema y, si no se cumplen las expectativas, la decepción puede llegar a ser máxima y la pérdida de esperanza total.
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, Macarena: hay que sacar fuera todo lo que nos preocupa, nos hace temer, nos paraliza, nos crea dudas o simplemente nos hace sentir mal. Si hablamos con la persona adecuada, el simple hecho de buscar las palabras para darle forma a nuestro pensamiento, ya nos ayuda a ponerlo en perspectiva y, seguramente, a quitarle importancia.

      A mí me gusta mucho la psicología, creo que es apasionante en la teoría, pero efectivamente es la disciplina menos exacta del mundo. Todo depende de la persona que se esté tratando y del profesional que aplique los métodos. Si hay tantas cosas acerca del funcionamiento del cerebro y de las causas del comportamiento humano que desconocemos, cómo vamos a pretender modificarlo con éxito. Y sí, es completamente descorazonador cuando acudes en busca de ayuda y solo encuentras más confusión :((

      Espero que ningún psicólogo o similar esté leyendo ésto, porque nos va a odiar por toda la eternidad jajajaja.

      Me alegro mucho de que te haya gustado el relato. Para mí tenerte "cogidita", como tú dices, es la mejor recompensa :))

      ¡Besitos a montones, Macarena!

      Eliminar
  18. ¡Hola Julia! La verdad, el mundo de ultratumba, me da bastante miedo. La hermana gemela muerta, los terrores nocturnos, la protagonista con sus relatos de terror. Seguro que el Ego de su hermana fallecida quiere salir de su lugar oscuro, mediante las sesiones con una médium.

    Derrochas imaginación, entre el mundo real y el irreal para hacer un personaje del todo creíble. Mi enhorabuena más sincera. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué ilusión me ha hecho tu comentario, Lola. ¡Un millón de gracias! :)

      Tal y como yo lo veo el mundo de ultratumba, como tú lo defines, da mucho juego a la hora de escribir; pero también es muy fácil caer en sus redes y hacer un bodrio del todo previsible o, lo que es peor, absurdo. Si tú crees que este no es caso, yo ya me doy por contenta.

      No sé si llegará el día en que Isabela descanse y, de paso, deje descansar a su hermana. Tal vez con la ayuda de la médium...

      Me alegro mucho de que te haya gustado, es un placer tenerte aquí.

      ¡Un abrazo enorme para ti!

      Eliminar
  19. ¡Hola Julia! Me había prometido leer hoy tu cuento y así lo he hecho. Me ha encantado. Un cuento de suspense que atrapa al lector. Muy bien narrado, uno quiere saber a quién se refiere Valentina, y la sorpresa, que es nada menos que su hermana.
    Este género no es fácil, pero tú lo has logrado. Un abrazo Julia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras cargadas de ánimo, Miry. Quizás no pude estropear "la sorpresa" acerca de quién era Ella, porque ni yo misma lo supe hasta casi el final del relato. Caprichos de las musas :))

      Me alegro de que te haya gustado, es un gusto leer comentarios como el tuyo.

      ¡Un abrazo grande también para ti!

      Eliminar
  20. Hola Julia
    He disfrutado leyendo, niños y terror ya te predispone...
    Me ha gustado como lo cuentas, dos etapas de su vida separadas por el inciso de la hermana.

    Un saludo y suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, paola, un gusto verte por aquí :)

      Me alegro de que hayas disfrutado del relato y de que encuentres adecuada la estructura. Mil palabras a veces no dan para contar todo lo que una quisiera :))

      Un saludo también para ti e igualmente mucha suerte. ¡Nos vemos en el Tintero!

      Eliminar
  21. ¡Sorprendente Julia! Pensábamos que la pobre niña tenía los típicos terrores nocturnos de miedo a la oscuridad, a quedarse sola..., pero lo cierto es que estaba viviendo una auténtica pesadilla. Pero, al menos, ha encontrado la forma de enfrentarse a sus propios "demonios", aliándose con ellos.
    ¡Me ha encantado guapa!
    Un besazo.
    P.D.: soy un poco zoquete y no sé cómo seguirte en este nuevo blog, le doy a suscribirme y me da error. Ya me dirás, jeje....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Holitas, Ziortza

      Me alegro de que el final no haya sido exactamente lo que esperabas, porque si no vaya misterio el de mi relato :)) Parece que mi prota es muy práctica y ha decidido sacar provecho de la situación, aunque como socia de trabajo Isabela no parece de las más fáciles de llevar... :P

      De zoquete nada, es que estas nuevas plantillas tienen muchas cosas diferentes a las otras. En lo de suscribirse, que no debería darte error porque lo he comprobado y parece funcionar, te piden un correo para recibir las entradas nuevas en tu bandeja de entrada.

      Si eso no te mola, a la izquierda hay un simbolito como el de los menús de los móviles, y si pinchas aparece toda una columna con más información (perfil, etiquetas, historial de publicaciones, etc). Pues ahí está lo de hacerse seguidora para que las novedades aprezcan en tu lista de lectura, que puede ser pública o privada (la mía es privada y por eso no aparece en el blog).

      Espero haber podido ayudarte. Si no dímelo y vemos cómo lo arreglamos. En cuaquier caso muchas gracias por la intención, ¡eres un sol!

      Muchos besitos y feliz comienzo de semana.

      Eliminar
  22. Hola guapa!! Qué relato y qué intriga! Me ha encantado. Sobre la situación de la protagonista...no sé qué decirte...creo que no hay mal que por bien no venga jajaj. Se habrá llevado sus sustos, pero le ha ido bien para tener éxito, así que ahora a aprovechar su situación jejeje Hay que saber detectar las oportunidades. Es lo que se suele decir, si la vida te da limones pues haz limonada (o algo parecido).
    Me ha encantado el ritmo del relato, engancha y te deja con la sensación de querer saber más.
    Un besote enorme guapísima!!! muuuaaaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, justo eso es lo que dice la expresión, y se ve que a mi prota se le da genial hacer limonada jajajaja. Me alegro mucho de que te haya gustado, María. Me estuve planteando hacerlo más largo y que se desarrollara en varias entregas, pero luego me dió la pereza y lo "finiquité" rapidito. Será por eso por lo que te quedas con ganas de más, ¡es que iba a haber más! :DD

      Muchas gracias por visitarme en mi nueva casa, sabes que eres muy bienvenida.

      ¡Un beso grande y feliz comienzo de semana!

      Eliminar
  23. ¡Wow! Qué buen relato. Me ha encantado. De los que te atrapan desde el principio y no puedes dejar de leerlos hasta el final. Soberbiamente desarrollado hasta ese sorprendente final.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainsssss un millón de gracias, María Pilar, ¡menudo piropo viendo de alguien que escribe tan bien como tú! Me alegro mucho de que te haya gustado, para mí es motivo sobrado de satisfacción :)

      ¡Un abrazo grande!

      Eliminar
  24. Muy bueno el relato Julia, una historia que engancha desde el principio hasta el final .Los terrores nocturnos que sufre tu protagonista tenían un origen y mira por donde le van ayudar de ahora en adelante.
    Suerte en el concurso el T. de Oro.
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso parece, Puri. Aunque la hicieron pasar una infancia terrible, en la vida adulta va a poderle sacar mucho partido a esos terrores nocturnos y a la "colaboración" con su hermana Isabela, ji, ji.

      Muchas gracias por venir, me alegro de que te haya gustado :)

      Un beso y suerte también para ti.

      Eliminar
  25. Holaaa, que me vengo a tu nueva casa y ¿qué me encuentro? ¡una historia de terrrooor! leyéndo a tu narradora me despisté con esa Isabela ahí, de pronto, en mitad del relato, y el final me lo desvela y cobra sentido todo. Miedos de niña y ahora son convertidos en relatos. Una mujer adulta que es escritora, bueno, escritoras. Qué original las dos hermanas en dos mundos diferentes. Con su hermana no le va a faltar inspiración. Un beso Julia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida, Eme! Me alegro mucho de verte por "aquí" :))

      El terror no es uno de mis géneros favoritos, pero ya ves, de vez en cuando...

      Pues sí, ahí estaba Isabela, para crear confusión a mitad del texto y también para explicarlo todo al final: los terrores de Valentina y también su éxito como escritora. Ahora las dos hermanas hacen un trabajo en equipo, pero parece que la relación no termina de ser "cordial", ji, ji.

      Me alegro de que te haya gustado, ¡muchas gracias por venir!

      Un beso grande, nos vemos en el Tintero.

      Eliminar
  26. ¡Muy bueno! me has tenido intrigada todo el relato, conforme iba leyendo iba pensando en el desenlace, pero has conseguido que la tensión que imaginaba se diese la vuelta y "canalizase" todo ese miedo hacia un final muy racional. Me gusta.
    Además me han encantado tus descripciones .. y.. "hoy es muy feliz, y eso siempre favorece." cuánta razón tienes Julia!! nos describes a una mujer adulta que ha dejado atrás su infancia y sus miedos, una mujer que le ha dado la vuelta a sus circunstancias y ha sabido salir airosa, ¡toda una lección!
    Un abrazo grande en tu nueva casa y miles de besos Julia :-))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las cosas que más me gusta de compartir los relatos, querida Xus, es que muchas veces los lectores, con vuestras aportaciones, añadís valor al texto, véis interpretaciones que quizás ni al propio autor se le habían ocurrido. Que ésta fuera una historia de superación para Valentina, de éxito personal en cuanto a que había dado la vuelta a una situación terrible en su propio beneficio, es algo que yo no había visto desde ese punto de vista. ¡Un millón de gracias, guapa!

      Me alegro de que te haya gustado e intrigado la historia, no hay mayor piropo para mí :))

      Un beso enooorme, me ha encantado tenerte aquí.

      Eliminar
  27. Por lo visto los gemelos permanecen unidos más allá de la muerte. Al menos Valentina supo adaptarse a su situación.
    Me ha gustado mucho, Julia. He visto que presentas este relato al Tintero de Oro. Espero que tengas mucha suerte.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, cómo se comparte el relato en G+? No veo ningún icono. Hija mía, te has puesto tan minimalista... ;)

      Eliminar
    2. Valentina tenía dos opciones: morirse de miedo o buscar respuestas y soluciones. Parece que optó por lo segundo y con buenos resultados, ji, ji.

      Esta vez prometo que el minimalismo no es cosa mía, ¡son las nuevas plantillas de blogger! Para compartir, en caso de que quisieras, hay un simbolito como el de los móviles en la portada de la entrada. Al pinchar se despliegan las redes sociales y ya eliges la que prefieras. Me parece una forma muy elegante en el diseño, pero no la encuentra la mitad de la gente :((

      Muchas gracias por venir, por tus buenos deseos para el concurso y por querer compartir.

      ¡Un beso grande, Paloma!

      Eliminar
  28. Cuando el tiempo del relato, que no es lo mismo que el tiempo de la historia, sufre una alteración, un salto temporal o espacial hacia el futuro o hacia el pasado, un salto de realidad o un salto en lo emocional se le llama muda, existen mudas.en cuanto a espacio, tiempo y realidad. y es lo que tú acabas de hacer a partir del siguiente párrafo:

    [...] “Isabela no era como Valentina. No era dulce, ni risueña, ni tenía buen corazón. Era una niña huraña y permanentemente enfadada, aunque no supiera exactamente con quién” [...].

    Bueno, Julia C. De más está decirte que es una técnica narrativa que empleo mucho y que tiene mucho que ver con el estilo del narrador, su manera de contar las historias. Es difícil de llevar tanto para el narrador como para el lector, pero mucho mas divertida y enriquecedora colateralmente.

    ¿Qué problema hay en la forma en la que tú la expones?

    Hay que deshacerse de esos asteriscos que indican al lector que vamos a introducir un elemento nuevo en la narración; ya sea un personaje y todo lo que eso arrastra con ello o un nuevo espacio distinto del que hasta el momento veníamos tratando. O sea, tenemos que sugerir de manera sutil el salto, entinces introducimos al lector en ese otro punto al que queremos ir sin que ello represente una cción brusca que parte en dos el hilo natural de la voz del narrador hasta el momento.

    (Ya lo sé que cuesta encontrar el modo, pero tú puedes, confía y pelea)

    Luego nos haces un siguiente salto también seguido de asteriscos como indicativo de: cuidado, lector, que soy Julia y voy para...

    El reto está en encontrar una transición que nos lleve directo a la muda, en este caso tu has empleado.una muda cuántica porque va a un personaje que está fuera de la realidad común y conocida, en otro plano de la realidad.

    En mi entrada "I've got you under mu skin" hay varias mudas de diversa índole. Incluso hay un cambio de narrador, de narrador-personaje en primera persona a narrador en tercera mientras hacemos el.efecto.caja.china o matrioska, es decir: cuento una historia.dentro.de mi historia al mismo tiempo que cambio de plano al narrador.

    De más está decir Julia, que la mayoria de.narradores no profesionales eligen contar de A a Z, linealmente, por lo laborioso de dedicarse a romper por diversos puntos esa trayectoria. Dice mucho.de tu buen potencial como narradora el que intentes romperlo.

    ¡Adelante! Ese es el.buen.camino.

    En tus manos está, a practicar.

    Si me dejas un email te dejo un libro al respecto que recoge estilo y todo lo referente a saltos temporales, el autor es Mario Vargas Llosa.

    Bueno, me gustó mucho, que te diga estas cosas no implica mi gusto bueno hacia el relato. Tú ya tienes un dominio bastante acertado del lenguaje y de la naturalidad.que es necesaria pata comunicar con los lectores.
    A mi nunca me las dijo nadie, yo tuve que.encontrarlo solo. Por eso vengo y te las digo, porque creo es la manera de fomarnos mas pronto y.mejor.

    Mi email:

    jmovertherainbow81@gmail.com

    Abrazo y a seguir contando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como estoy comentando desde el móvil se me han ido colando algunos gazapos con las prisas.

      Pido disculpas por ello.

      Abrazo otra vez.

      Eliminar
    2. Qué decirte, querido John... Lo primero de todo ¡un millón de gracias! Por tu tiempo, por tu amabilidad, por tu atención, por tu interés.

      He seguido atentamente tu explicación y comprendo lo que me dices, aunque no sé si será capaz de llevarlo a la práctica con acierto. Que practicaré lo prometo, y que leeré el libro que me sugieres, eso también. Te escribiré a ese correo que tan generosamente me facilitas para darte el mío, si te parece bien. También trataré de encontrar la entrada de tu blog que me mencionas para ver cómo lo hiciste tú :)

      Me has dado un mal rato, con lo que a mí me gustan los asteriscos... jajajjaa. La verdad es que me resultan muy cómodos. Son, como dices, una especie de aviso que predispone al lector al cambio y que por tanto me ahorra a mí molestias. Ahora que sé que no debo usarlos, tendré que ingeniármelas. Tampoco esperes mucho de mí, solo soy una simple aficionada :))

      No te preocupes en absoluto por esos posibles gazapos, ¡faltaría más! Si lo hubiera escrito yo, con lo torpe que soy para esas cosas con el móvil, creo que habría sido una especie de galimatías. El tuyo, aunque solo sea por la buena intención que te guía, está perfecto.

      Me ha alegrado mucho "verte" por aquí, y de nuevo te doy las gracias. Toda sugerencia y ayuda a mejorar es bienvenida.

      ¡Un abrazo enorme!

      Eliminar
  29. Hola, Julia:
    Tu relato es de nivel. Tiene el terror que suele ir asociado a las apariciones de fantasmas de seres desaparecidos (aquí la gemela Isabela) y al de esos seres que ponen en comunicación este nivel sensorial con el otro supraterrenal, me refiero a las mediums. Si, además, el muerto es un niño y quien sufre de terrores también lo es, la atmósfera gótica se ve incrementada.
    Todo lo anterior está en tu buen relato. Pero me ha encantado esa trasposición que haces al presente de Valentina hoy, mujer triunfadora en el mundo literario, auqnue sigue atada a esa hermana gemela que la aterroriza aún.
    Te auguro un buen resultado en este Tintero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me olvidó decirte que te sigo a partir de ahora. Estoy convencido de que puedo aprender mucho de ti.
      Saludos

      Eliminar
    2. Bienvenido a esta casa, Juan Carlos, ¡es un placer tenerte aquí! También yo sigo a partir de ahora tu blog para no perderme nada. Todos los días se hacen descubrimentos nuevos :))

      Respecto al relato, no es el terror un género que me guste mucho para escribir, pero de vez en cuando se me ponen tétricas las musas. Muy cierto que en la historia se dan cita varios ingredientes propios del género, pero como todo acaba en una fructífera relación laboral, espero no haberos asustado mucho.

      Muchas gracias por tu visita y por tu generoso comentario. Con que pases ratos entretenidos aquí, ya me doy por más que satisfecha.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  30. Te prometo que he acabado con escalofríos y contenta a la vez. Contenta,porque siempre pienso que la lectura debe provocar emociones y tú siempre lo consigues, ESPECTACULAR, Julia.
    Por cierto, no sé porqué no me había actualizado esta entrada, igual era porque aún no te seguía por aquí. Probablemente la próxima ya me salga.
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué contenta me pone tu comentario, Noelia. Creo que lo peor que le puede pasar a alguien que pretenda escribir es que deje indiferentes a los lectores. ¡Muchas gracias, guapa!

      Un beso de martes.

      Eliminar
  31. ¡Hola Julia! Has contado un relato de película, con tu particular y cuidado lenguaje, y para nada imaginaba el final.
    Hay nexos indestructibles en el tiempo y en el espacio, y es el que tenían, sin duda, Valentina e Isabela. Me has hecho reflexionar. Yo haría como la primera si estuviera en su tesitura con tal de contactar con mi hermana (llamada igual,por cierto) pero que, por suerte, tengo muy cerquita.

    Te deseo mucha suerte en el concurso. Tu relato era el único que me quedaba por leer a la vuelta de mi viaje (regresé ayer mismo) y me he quedado impresionada con él.

    Un beso muy fuerte y "allí" nos vemos, solete ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces bienvenida, Chelo. Espero que lo hayas pasado genial y que traigas las maletas llenas de inspiración y de ganas de contarnos cositas :))

      Tu valoración, como podrás suponer, me deja la autoestima por las nubes. La palabra "impresionar", tratándose de un relato de terror, es más que bien recibida. Me alegro mucho de haberte dejado "buen sabor de boca" para haber sido el último relato del concurso que lees.

      Qué casualidad que tu hermana se llame también así, aunque espero que si ella te visita alguna noche, a cenar por ejemplo, sea de buen rollito y no como "la otra" jajajaja. Me alegro mucho de que te haya gustado, ¡muchas gracias, linda!

      Besitos de retorno, nos "vemos" en el Tintero :))

      Eliminar
  32. Buen relato Julia que desde luego no deja para nada indiferente, engancha hasta el mismo final que no es para nada el esperado. Muy bien llevado esa realidad y esa fantasía y esos vínculos que a veces pesan tanto.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto me alegro de que no me hayáis visto las "intenciones" con respecto al final, Conxita, se habría estropeado una parte importante de la diversión :))
      Gracias por un comentario tan positivo, no esperaba que el relato gustara mucho ya que el terror no es un género que me guste demasiado. Me habéis dado ánimos para intentarlo en otras ocasiones.

      ¡Un beso grande!

      Eliminar
  33. No hay mal que por bien no venga, y el terrorífico fantasma de Isabella ha tenido también su lado positivo en la vida de Valentina catapultándola al éxito literario. El la antigüedad algunos escritores usaban "negros", supongo que usar fantasmas es mucho más moderno. Mucha suerte en el Tintero Julia. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una forma muy original de verlo, Jorge. Valentina se ha limitado a darle la vuelta a la situación y a intentar sacar algo de provecho, ¡chica lista! De todos modos parece que Isabela sigue teniendo bastantes malas pulgas con su hermana y dicen que los gemelos están conectados para siempre, así que mal rollito...

      Muchas gracias por tus buenos deseos, que sabes recíprocos. ¡Nos vemos en el Tintero! :))

      Besos de miércoles.

      Eliminar
  34. Muy buen relato de terror, Julia. Mantienes el suspense hasta el final con ese descubrimiento sorprendente, que no me esperaba. Qué bien que la chica pudo utilizar ese miedo para dedicarse a escribir y convertir sus pesadillas en éxitos.
    También te deseo éxito a ti, y mucha suerte en el Tintero. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus buenos deseos y amables palabras, Pilar. También yo espero que tengas mucha suerte en el concurso :))

      Me alegro mucho de que te haya gustado el relato. Lo cierto es que sí, la protagonista consiguió darle la vuelta a una situación adversa y convertir en provechoso algo negativo. Ojalá siempre fuera posible hacer eso.

      ¡Un abrazo y feliz finde!

      Eliminar
  35. Hola, Julia. ¡¡Cuantísimo tiempo!! ¡Si hasta te has mudado de casa! Yo acabo de volver hoy a la mía y estoy dando una vuelta por mis blogs favoritos.
    Tu relato me ha gustado muchísimo, sobre todo el final, no ya por descubrir que tu protagonista tenía (y tiene) una gemela, sino en especial por el modo en que consigue cambiar su actitud hacia la vida e incluso aprovechar lo que para otros hubiera sido un escollo insalvable. Me gusta el optimismo con que has cerrado tu historia, pese a que trate de algo terrorífico.
    Un beso enorme, espero que nos sigamos viendo por aquí. Y ya he visto que le explicabas a Kirke cómo compartir en google+, así que al menos en eso no me voy a liar. Llevo tanto tiempo desaparecida que no me acuerdo de cómo se hacían ni la mitad de las cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, querida Chari! Me da una gran alegría verte de nuevo por aquí y con intenciones de quedarte. No te lo creerás, pero más de una vez me he asomado a tu casa para ver si habías vuelto y por alguna razón yo no estaba recibiendo las actualizaciones de tu blog. Ahora sí que sí, ya estás de vuelta, ¡¡bien!!

      No te preocupes por nada, tú eres una chica lista y seguro que pronto te harás de nuevo con el manejo de todo. Estoy feliz de "verte", de veras, y de que hayas encontrado el camino a mi nueva casa. ¡Bienvenida!

      Respecto al relato, efectivamente la protagonista consigue darle la vuelta a una situación negativa. Dicen que todo en esta vida depende de nuestra actitud, y parece que la de Valentina no era resignada. Bien por ella :))

      Un beso enorme, nos leemos, no lo dudes.

      Eliminar
  36. Felicidades, Julia. Un relato fantástico. No me esperaba el giro final de la hermana gemela, que en cierto modo vive dentro de Valentina. Me gusta mucho porque dejas abierta la posibilidad de que en realidad sea una doble personalidad de Valentina, que asume la también la de la hermana que no llegó a tener.
    Por lo demás el estilo me gusta mucho también, sencillo, claro y directo. No estorba para llegar al fondo, que es lo realmente importante del relato. Muy, muy bueno. Suerte en el concurso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué comentario tan generoso, Sara, ¡muchas gracias! Estuve barajando varios finales y al final me decanté por éste, así que me alegro de que te haya gustado. Como bien dices tiene una posible interpretación menos evidente que la obvia dentro del argumento. Cada lector sacará sus propias conclusiones :))

      Un abrazo enorme y muchísima suerte también para ti. ¡Nos vemos en el Tintero!

      Eliminar
  37. ¡Vaya Julia! Eres una experta en hacernos creer una cosa cuando resulta que es otra. Tu relato tiene varias vertientes y varias interpretaciones, y además, como de refilón, una reflexión sobre la praxis médica en el terreno de la psiquiatría. Y como centro del relato la dualidad de las hermanas, Isabela espíritu (creativo y escritor), y la Valentina real.
    Un relato algo complicado y misterioso que has sabido orquestar Julia.
    Un abrazo compañera Julia y suerte en nuestro ya mítico tintero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un millón de gracias por tu atenta lectura y tu generoso comentario, Tara. Como siempre digo los lectores enriquecéis los textos con vuestras aportaciones y puntos de vista. El tuyo me hace sentir satisfecha al comprobar que has captado todo lo que pretendía transmitir.
      Respecto a "engañaros" con lo que parece y no es, seguro que tú, como escritora que eres, me lo perdonas, ji, ji.

      Un abrazo enorme también para ti, me ha encantado tenerte en el blog. ¡Nos "vemos" en el Tintero!

      Eliminar
  38. Por cierto... ¡vaya pedazo de comentarista Jhon Madison! un lujazo tener un compañero crítico de esa categoría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un encanto, Tara, y ciertamente es una suerte tenerle como lector. Lo mejor de todo es que ni siquiera hace mucho que nos leemos, así que más aún tengo que agradecerle. Seguro que puede enseñarme mucho y bueno :)

      Eliminar
  39. Me atrapo la trama de tu fantasmagorico relato Julia. Es genial el suspenso con ese suceso paranormal. Un final arrollador!
    Un abrazo y suerte en el tintero de oro!


    Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Yessy, estoy encantada de que te haya gustado. No suelo escribir dentro de este género, pero tus palabras me motivan a seguir intentándolo.

      ¡Un abrazo grande también para ti y mucha suerte!

      Eliminar
  40. Hola Julia!! Me encantó tu relato. Esto de las gemelas que siguen conectadas hasta sobre la "inexistencia" es un tema que me encanta. Muy disfrutable tu forma de narrar y el toque de que Valentina se vuelva escritora, medio para canalizar los fantasmas que nos habitan, pues qué te digo, me suena conocido jejeje. U
    n placer leerte y muchas felicidades por tu nuevo espacio.
    Abrazo fuerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Diana, ¡qué alegría que hayas encontrado el camino y me hayas hecho una visita!
      Me llena de satisfacción que te haya gustado el relato. A mí también me llama mucho la atención el tema de las gemelas y de esa unión casi mística que puede traspasar todas las fronteras, incluso la de la existencia real. En este caso parece que no todo es color de rosa, pero Valentina ha sabido sacar provecho :))
      Un abrazo enorme, y vuelve siempre que te apetezca a ésta, que desde hoy, es también tu casa.

      Eliminar
  41. ¡Genial!
    Me gusta ver como te superas. Como canalizas tu imaginación.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, josé. De algo debe servir la práctica y la cabezonería :))

      ¡Un beso también para ti!

      Eliminar
  42. Relato inquietante con un final sorprendente que supone otra vuelta de tuerca al tema clásico de esos terrores nocturnos que perturban los sueños infantiles.
    Suerte en el Tintero de Oro.
    Te invito a conocer mi blog de reciente creación: castroargul3.blogspot.com.es
    Saludos cordiales, Julia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Paco, los terrores nocturnos dan para mucho. No sé por qué nos atrae tanto el miedo, propio o ajeno y en cualquier vertiente, cuando es una sensación tan desagradable...

      Muchas gracias por tus buenos deseos para el concurso y gracias por invitarme a tu blog. Me pasaré por allí prontito a compartir letras.

      Un afectuoso saludo de vuelta para ti y feliz finde :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Si te apetece añadir algo, sería estupendo que lo compartieras :)